Ir al contenido principal

Entradas

Horizonte

Alargaré el horizonte para no perder la esperanza -el aliento, la calma- de que algún día volverás.
Bebo sorbo a sorbo este vacío, gota a gota el mar, para acortar la distancia y encoger al mundo.
Así ya no estarás tan lejos, pues cada día estamos más cerca, y si acaso mañana nos reencontramos, esta vez haremos el viaje juntos.
Soltaremos amarras, abrazaremos esperanzas, ilusiones, momentos y vida... y alargaremos el horizonte.
Entradas recientes

Una despedida

Una despedida sabe a distancia a recuerdos a momentos a experiencias a vacíos a nuevos días a olores y sabores compartidos a sueños realizados y truncados a incertidumbre y certeza
...y esta despedida me sabe a ti.

Exiliado de tu corazón

Exiliado de tu corazón, clandestino de tus sueños, subversivo de tus orgasmos.
Uno de estos días cruzaré las fronteras de tus sábanas, seré el ilegal de tus deseos.
No me pidas tregua... Navegaré sobre tu espalda y morderé tus hombros, cruzaré la frontera de tus muslos y radicaré en tu vientre.
Robaré besos y caricias, conquistaré tus abrazos, seré el repatriado de tu alma.

Un nuevo amanecer

La luz serpentea entre las rendijas de mi alma, el aroma a tierra y hierba mojadas inunda mi habitación, el calor del sol acaricia mi piel, es un nuevo amanecer.

Dibújame...

Dibújame con tu mirada, dibújame con tu imaginación, dibújame con tus deseos, dibújame con toda tu pasión...
Dibújame con tu lápiz, con tu resplandor, con tu luz y tu sombra, y si acaso... con tus besos también.
Dibújame como a tu alma le plazca, como tu cuerpo te lo pida, y si acaso, desdibújame... ¡y vuelve a dibujarme!

EN CADA LUZ Y SOMBRA

No puedo dejar de verte, en cada luz y sombra te contemplo, en cada momento te siento; apareces de día y de noche.
Cada que veo una obra de arte, te veo a ti.
Yo, yo te quiero. Sólo sé que te veo a diario, que por las noches te sueño y cuando estoy despierto... también.


Imagen: "When dreams escape" - Bonnie Marie Leeman

PAREDES AZULES

Paredes azules, luz tenue, una copa de vino y afloran recuerdos de sucesos que aún no han sido.
Apareces y desapareces, estás entre las sombras proyectadas de la luna estival a través de la ventana; tu presencia ilumina esta quietud y tu voz resuena entre estas paredes azules, luz tenue, otra copa de vino...